8 de febrero de 2008

Del ataque preventivo y el contrato para inmigrantes

La propuesta del PP y Mariano Rajoy sobre la inmigración recuerda a la doctrina del ataque preventivo. Bombardeamos un país por si tenía la idea de atacarnos.
Este pensamiento reaccionario considera sospechoso, potencialmente culpable, al otro. Es la inversión de la carga de la prueba: se acabó lo de que uno es inocente hasta que se demuestre lo contrario; el inmigrante tiene que demostrar previamente que es inocente. Por eso el PP quiere obligar a los inmigrantes a firmar un contrato en el que deben comprometerse a "cumplir las leyes, a respetar las costumbres de los españoles, a pagar sus impuestos, a trabajar activamente para integrarse en la sociedad española". Es decir, se les obliga porque creen los populares que no lo harán. La propuesta es tan xenófoba que produce repugnancia.

5 comentarios:

  1. Bien, pues yo ya adelanto algunas de las costumbres que los inmigrantes deben "interiorizar", y que supongo están en la "doctrina Rajoy": No molestar a los autóctonos durante "la siesta"; no acudir a las citas con la "puntualidad" debida; manifestar alegría (como mínimo) en las fiestas que se desarrollan con animales (corridas de toros, despeñamiento de cabras desde campanarios, y demás); hablar con una intensidad sonora superior a los 70 decibelios; intentar el "escaqueo" en el trabajo; intentar entrar en política "para forrarse";... En fin, como comienzo del inventario (digamos la primera lección de costumbres), no está nada mal...
    ...Joder, ¡Que tropaaaaa....!

    ResponderEliminar
  2. Creo que a promesa está incompleta: ¿que vai facer Rajoy cos españois que non cumpren cos costumes españois? ¿expulsámolos de España?

    ResponderEliminar
  3. Sí, creo que la comunidad extranjera que aterroirza a la gente en la Calle Barcelona son los que levantan Coruña si...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:35 p. m.

    Sí,claro; esa "Comunidad extranjera" de la calle Barcelona debería tomar ejemplo de la comunidad "no extranjera" de Penamoa y seguir sus costumbres... porque realmente está muy claro el problema de las "comunidades extranjeras"... y si no, que se lo pregunten a la chica (¿qué era? de la "comunidad extranjera"?... o de la "no extranjera"?) "acariciada" por Sergi Xavier en el metro de Barcelona. Y es que Sergi Xavier es un adelantado de las costumbres de la comunidad... ¿"extranjera" o "no extranjera"?

    ResponderEliminar
  5. La última de César Vidal (la verdad, por más que lo escucho no para de sorprenderme): al chapapote de Gibraltar lo llama Zapapote. Esta noche estaba entrevistando a una diputada del PP que le dice: "La verdad, señor Vidal, a ver si el señor Cháves se va, que lleva mucho tiempo gobernando en Andalucía". Y le responde el copeliano: "Sí, sí que lleva demasiado tiempo gobernando"
    Ecuanimidad.

    ResponderEliminar

Compartir