6 de mayo de 2010

La fusión de las cajas gallegas: paso a paso

La fusión de las cajas se encauza, se encarrila, pero no está hecha. Éste es el estado de la situación a 6 de mayo, casi un año después de que alguien pusiera sobre la mesa este tema.
La partida de ajedrez sigue adelante con fichas que se mueven sin que se sepa realmente la mano que está detrás. Los últimos gestos allanan un camino que todavía reserva curvas y alguna pendiente. La coincidencia entre Zapatero y Rajoy y el acuerdo para un Consejo de Administración equilibrado enderezan el rumbo en un viaje al que le queda el último trecho: la decisión sobre la sede y la presidencia. Son dos escollos que ya se vislumbraban al principio de esta travesía, que están cargados de un fuerte contenido simbólico y que esconden la vieja rivalidad entre A Coruña y Vigo. Quien ha querido plantear este proceso como una película que terminase con vencedores y vencidos se equivocaba al principio y se equivoca ahora. Decidir un presidente o una sede no determina un ganador y un perdedor porque en esta partida sólo debería importar el interés general de Galicia. El camino hasta aquí ha sido largo y duro. Y lo de las últimas horas ha sido un paso, sólo un paso más. Pero para llegar a la meta hay que dar todos y cada uno de los pasos.

1 comentario:

  1. Maceiras12:29 a. m.

    Interesante partida querido Marcos, pero es una partida desvirtuada y desigual, ya que quien ha obligado a jugarla y quien condiciona los movimientos es el Banco de España. Quizás el miércoles uno de los jugadores, en este caso el Kasparov de la partida, tenga que dejarse comer la reina y los alfiles por el jugador menor.
    Supongo que, como siempre, la clase política no asumirá sus responsabilidades por haber creado estos monstruos que se han vuelto incontrolables y que han acabado atacando a sus creadores y a toda la población.

    ResponderEliminar

Compartir