28 de enero de 2010

Del parking de O Parrote

Es curioso cómo a veces darle la vuelta a afirmaciones con apariencia de sensatez e incluso cargadas de buena voluntad puede abrir nuevos caminos. Es lo bueno del intercambio de ideas y opiniones.
En los últimos tiempos, el Ayuntamiento de A Coruña explicó que guardaba en un cajón el proyecto de reforma de La Marina mientras no se aclaraba qué pasaba con la excavación de O Parrote. El argumento parecía bueno: para qué abrir más 'buratos' cuando todavía no se sabe cuál será el final del que ha descubierto el baluarte de la zona. Prácticamente nada se podía objetar. Hoy, el director xeral de Patrimonio, Rey Pichel, le ha dado la vuelta y ha abierto un nuevo camino. Lejos de ser un problema, el proyecto de La Marina puede ser la solución para O Parrote. El trabajo del arquitecto Cebrián Tello incluye las viejas murallas, las conserva y las muestra para mayor realce. E incorpora también la conexión con la zona de O Parrote. Dice Rey Pichel que extender esta idea puede ser la solución para una fachada emblemática de la ciudad que hoy, y desde hace dos años, es una vergüenza de difícil justificación. Alguien ha metido la pata, confiesa el director de Patrimonio. La sensación que queda es que se pretendió a toda costa abrir un aparcamiento subterráneo en una zona sensible desde el punto de vista patrimonial y arquitectónico. Y poco caso se hizo de estudios y planos que advertían de la presencia de un embarcadero y una muralla. Produce cierto desasosiego comprobar que el principal obstáculo para dar una salida digna a este despropósito sea no encontrar una fórmula que compense económicamente a la empresa que iba a hacer negocio con el aparcamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir