17 de septiembre de 2007

Lunes

Implacable, el despertador sonó a las 5:45. Como pude extendí la mano hasta el interruptor de la luz. Pero la habitación siguió en la oscuridad. No teníamos electricidad. Abrí la puerta y de la cocina salió Trufa, desorientada, extrañada de que esta mañana no se hiciese la luz. Somnoliento, llegué al trabajo a las 6:15. Corrí directo hacia la máquina que me debía proporcionar el café que me negó mi cocina eléctrica. Sin saber muy bien cómo, un vaso medio perdido derramó el líquido vivificador sobre mi chaqueta. Cogí los periódicos del día que a bombo y platillo me anunciaban la derrota del partido que no pude ver. Una canasta en los últimos segundos, como en las películas. Y entonces lo comprendí: era lunes, un puto lunes.

8 comentarios:

  1. Anónimo12:59 p. m.

    El despertador ha sonado a las 6:00. He abierto los ojos y he decidido que mi día iba a ser tan horrible que necesitaba coger más fuerzas para sobrellevarlo. Al final, me he levantado a las 7:30 y he llegado a las 9:00 a trabajar. Tendré que recuperar esa hora hora otro día. He ido a la máquina del café y mi compañero me ha preguntado qué tal. Me he quedado sin palabras, no sabía como expresar como me sentía.
    Al leer tu comentario "un puto lunes", han venido la palabras exactas a mi mente, le tenía que haber contestado "es mi puta vida".
    Animo, que la semana laboral sólo dura cinco días, la vida es mucho más larga

    ResponderEliminar
  2. Lo peor no fue perder el partido, lo peor es que no merecimos ganarlo.

    ResponderEliminar
  3. Hay gente a la que hoy le ha tocado la lotería o se ha enamorado o ha visto como su hijo iba feliz a su primer día de colegio o disfruta de una vacaciones merecidas. Seguro que no califican el lunes con ese adjetivo. Es el azar.

    ResponderEliminar
  4. Tranqui, estas cosas sólo pasan una vez cada siete días. Y duran menos que la menstruación, que ya es una suerte.

    ResponderEliminar
  5. Sonsonia11:04 a. m.

    Non todos os luns son iguais, nin os martes, nin os mércores. É certo que hai días en que estamos predispostos a pasalo mal, como os luns, ou a descansar, como os domingos, pero non ten por que ser asi. Podemos cambialo nós, ou pode cambiar, sen máis.

    ResponderEliminar
  6. Ahorraré los detalles sobre mi particular lunes infernal...

    ResponderEliminar
  7. Hoy es lunes. Mi niña se ha despertado a las ocho (después de haber hecho una primera intentona a eso de las tres de la madrugada). mMe ha llamado con su vocecilla aguda y, al verme, me ha sonreído y se ha puesto a saltar en la cuna. Sólo eso me compensa la semana.

    ResponderEliminar
  8. Yo lo que intento hacer los lunes es levantarme para ir a la clase que empieza a las nueve de la mañana... pero nunca lo consigo. Me levanto tarde y frustrada. Pero creo que me compensa jejejeje. Un bico

    ResponderEliminar

Compartir