5 de septiembre de 2007

De Kerouac y los hijos de puta

Leo en El País que hace 50 años que se publicó En el camino, la mítica novela de Jack Kerouac que marcó a toda una generación.
De la lectura quizá tardía de aquel libro, me quedó grabada en la memoria la frase que dice uno de los personajes que trataba de resumir su visión sobre la vida:
-Unos son unos hijos de puta. Otros no lo son. Eso es lo que hay.
Y ahora creo que sí. Que eso es lo que hay, que podemos complicarnos la vida en discusiones bizantinas entre posturas filosóficas y posiciones políticas, entre defensores del tiki taka o del juego directo (y no hablo sólo de fútbol), pero al final lo que importa es que unos son unos hijos de puta. Y otros no lo son. Éche o que hai.

7 comentarios:

  1. La verdad, yo no sé si marcó a toda una generación.En principio a mí sí que me marcó la poesía de la generación beat.Especialmete el poema "aullido" de Allen Ginsberg,pero es bueno recordar que la primera vez que yo tuve ocasión de leer a estos poetas fue en una revista de poesía que se llamaba Claraboya , se hacía en León ..y que no duró demasiado..La censura.Aquellos años sí que eran tiempos muy duros para ls lírica..

    ResponderEliminar
  2. Vaya, vaya ya has vuelto al ataque!!
    Yo empecé a leer el libro cuando tenía veinte más o menos y lo tuve que dejar, no podía con él. Así que me perdí la conclusión de protagonista. Demasiado extremista, no?.
    Rompo una lanza por los "grises" (los colores que están entre el blanco y el negro, no quiero mal interpretaciones).

    ResponderEliminar
  3. Sí, está claro que la frase es una simplificación y una exageración y, por tanto, no la defiendo en el sentido literal. Lo que me gusta de esta frase es que va un poco a lo esencial. Lo que quiero decir es que una persona puede tener muchos defectos, puedes no compartir sus ideas, puede caerte mal... pero en el fondo puede ser una buena persona y por ahí nos 'conquista'. De igual forma, alguien puede caerte bien (en cuanto que es aparentemente simpática y agradable), puedes reconocerle virtudes y compartir ideas. Y, al mismo tiempo, puede ser un auténtico hijo de puta. ¿Qué debemos valorar más?

    ResponderEliminar
  4. Yo necesito que no sea un hijo de puta, para estar en mi lista de admitidos. Es condición necesaria.
    Una bellisima persona me puede caer mal, pero no es importante si está en mi lista o no, es intrascendente, lo importante es que sea bueno con el mundo. Yo soy sólo una mota.

    ResponderEliminar
  5. Es triste pero hemos llegado a un punto en el que hoy en día triunfa el que es más hijo de puta que nadie.


    Por cierto aunque tú seas de vodka, déjame recordarte que este sábado en el Desmadre...Fiesta del ron y Fiesta de la caña.

    FIESTA DEL RON: Cubatas de Cacique, Brugal, Negrita, Bacardi y Bacardi Limón a 2 € (no, no es garrafón)

    FIESTA DE LA CAÑA: Cañas, claras y claras de limón a 0´50 €

    De 21:00 a 03:00

    Desmadre...
    c/ Forcarey 5
    La Coruña

    www.desmadre.blog.com

    PD. De todos modos los cubatas de vodka son a 3 €

    ResponderEliminar
  6. ¿Por qué este comentario me recuerda a una conversación que tuvimos comiendo un par de deliciosas pizzas?

    ResponderEliminar

Compartir