22 de enero de 2010

Adiós Millán Astray, adiós

Un buen día te levantas, te asomas a la ventana y descubres que falta algo, que donde antes estaba la estatua de Millán Astray ahora hay un hueco.
Esto es lo que hoy le ha pasado a decenas de vecinos de la plaza del mismo nombre en A Coruña, muchos de ellos sobresaltados por el ruido de las máquinas antes de las nueve de la mañana. A nadie se le escapa que este monumento era el principal símbolo franquista, uno de los principales objetivos de la Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica, que llevaba años soñando con este momento. Al igual que pasó en su día en Ferrol con la estatua de Franco a caballo, las autoridades municipales han aprovechado unas obras para suprimir un monumento de fuerte carga simbólica. En el caso de A Coruña, se ha optado por no avisar, por utilizar una hora muy temprana y casi con nocturnidad. El Ayuntamiento se ha evitado así concentraciones y contraconcentraciones. Algunos habrían preferido un acto rimbombante que al mismo tiempo sirviese de desagravio para represaliados y familiares. Pero, puestos en la piel de los que toman las decisiones, esta discreta actuación ofrece una imagen de normalidad que allana actuaciones futuras. Un buen día te levantarás por la mañana y descubrirás que ya no vives en División Azul. Y posiblemente comprobarás que al final las cosas son más fáciles y naturales de lo que se podía esperar.

2 comentarios:

  1. Esperemos que se lo tome así de bien la gente cuando yo pinte de naranja la (puta) estatua de John Lennon de los cantones. Sí, seré yo.

    Yonkis aquí, no

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:36 p. m.

    A mi me parece todo un detalle que quiten esas estátuas.

    Irenia

    ResponderEliminar

Compartir