8 de abril de 2006

Silvio Rodríguez, Chile y el Renault 9 rojo


Hace tan sólo unos días se cumplían dieciséis años del histórico concierto que Silvio Rodríguez ofreció en Chile.
A las nueve de la noche de aquel 31 de marzo de 1990, el cantautor cubano, enfundado en una chaqueta azul con capucha y camiseta negra, aparecía en el Estadio Nacional de Santiago ante 75.000 personas. "¿Qué decirles? -empezó a hablar, tras cantar Causas y azares, con la que abrió el recital- había pensado tantas cosas... Creo que va a ser la primera vez que use el nombre de mi pueblo para decirle algo a otro pueblo... porque hablar en nombre de un pueblo es una responsabilidad demasiado alta. Pero creo que no corro ningún riesgo, ante mi pueblo, si les digo en nombre de toda Cuba: un gran abrazo solidario latinoamericano con el pueblo de Chile, y una gran felicitación entrañable por la democracia". Conocí la música de Silvio en un viejo Renault 9 rojo en el que sólo daba vueltas la cinta cassette de Al final de este viaje. Pasarían todavía algunos años hasta que me reencontré con sus notas y sus letras, y en ese segundo intento Ojalá me arrastró definitivamente a ese mundo inconformista, sensible, contradictorio, mítico, simbólico, que traza el poeta detrás de cada palabra. Hace un par de años cumplí mi sueño. Vi al autor de Te doy una canción en el pabellón de As Travesas de Vigo. Y descubrí que Silvio había recuperado su Unicornio Azul. El mismo que en forma de chaqueta mostró hace dieciséis años en el Estadio Nacional de Santiago de Chile.

3 comentarios:

  1. JCarlos. A Coruña.6:45 p. m.

    Home, que coincidencia..., blog-eando un pouco por Blogaliza, e de repente atópome con Silvio... sempre Silvio... contradictorio ás veces, inconformista as máis, rebelde, entrañable... sempre Silvio... ¿cántos de nós recoñecémonos a cotío nas súas letras, na súa guitarra, na súa identidade...? ¿Cántos non referimos moito do que nos pasa aos seus poemas e armonías...? De cando en vez, eu tamén vexo o vídeo dese concerto de Santiago de Chile ou calquera outro, ou lembro o concerto de "As Travesas", ou simplemente escoito, unha vez máis, as súas cancións... ou lembro o grupo que se organizóu en Vigo a partires do concerto das Travesas, grupo ao que asistín algunha vez para falar de...todo..., ...en fin, sempre Silvio, que nos leva a Roque Dalton, a César Vallejo, a Lorca, a Cortázar; o a Marc Chagall,... ou incluso a La Habana... Dicirte que reconforta atoparse con un silviófilo máis por aquí, por Galiza...

    Saúdos, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Grazas polo teu comentario. Penso que silviófilos somos moitos máis do que parece. Deberiamos facer algo para que viñese á Coruña. Xa está ben de Sergio Dalma... (por certo, que non teña nada na súa contra).

    ResponderEliminar
  3. no me entero de nada...snif...

    ResponderEliminar

Compartir