19 de noviembre de 2005

Financiación, partidos e hipotecas


Como millones de personas en todo el mundo, pago una hipoteca todos los meses de la que no me libraré hasta la prejubilación. Cumplir con Caixa Galicia supone quedarme sin buena parte del sueldo que gano con un trabajo en el que excedo con creces la jornada laboral tradicional. Ahora me entero, por la Cadena SER, de que esa entidad financiera le perdonó al PP casi 300 millones de pesetas en 1996, el mismo año en que José María Aznar accedió a la presidencia del Gobierno. Pero es más: podríamos cambiar el nombre de la entidad financiera, el nombre del partido político y hasta el nombre del medio de comunicación que lo descubre y nos encontraríamos con operaciones muy similares. ¿Alguien se puede creer que cajas, bancos y derivados, que cobran comisiones hasta por respirar dentro de sus sucursales, condonan deudas o intereses a cambio de nada? ¿Por qué razón no deberíamos presentarnos el próximo lunes ante nuestros bancos para pedir que nos perdonen hipotecas y otros créditos? ¿Por qué esta polémica de la financiación de los partidos políticos pasará en pocas semanas sin que nadie tome medidas y sin que la sociedad se rebele ante un auténtico escándalo?

Viñeta de Santy publicada en La Opinión.

1 comentario:

  1. Espero que de una vez por todas cambien el sistema de financiación de los partidos, aunque no tengo muy claro cuál debería ser el modelo. Muy bueno el chiste.

    ResponderEliminar

Compartir