8 de febrero de 2010

La partida del fuera de ordenación

Un ciudadano anónimo, un vecino más, aprovechaba este mediodía el viaje en el bus urbano para leer una de las alegaciones que el PP ha preparado contra el Plan General y contra la decisión, ya rectificada públicamente, de dejar fuera de ordenación edificios de la ciudad.
La imagen evidencia cómo el mensaje del Partido Popular ha calado en diferentes capas de la ciudadanía. No sólo lo pone sobre la mesa esta imagen, también los comentarios que se escuchan entre nuestros convecinos. Quizá no lo crean, pero una ciudadana se acercó a un medio de comunicación a preguntar si su edificio está entre los que van a derribar. El mensaje, y el temor, están en la calle. Así que no es de extrañar que los conservadores crean haber encontrado el mejor argumento para cuestionar uno de los ejes del bipartito coruñés, uno de sus proyectos estrella. Y los de Carlos Negreira están dispuestos a obtener el máximo rendimiento de la comprensible inquietud ciudadana. Hoy ha dicho que llegará con este asunto hasta las últimas consecuencias y que incluso no descarta medidas judiciales, consciente de que sus palabras han corrido por la ciudad como un reguero de pólvora. Poco parecen importarle al PP los compromisos del Gobierno local que ha dicho por activa y por pasiva que ningún edificio quedará fuera de ordenación por razón de altura o patio de manzana. El equipo de Javier Losada se juega la credibilidad de su palabra en una partida en la que poco puede ganar. Si no rectifica el plan general, lo acusarán de haber engañado. Si lo rectifica, el PP se habrá apuntado una victoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir