20 de diciembre de 2008

A ellos


A veces el trabajo te da satisfacciones inesperadas y, en parte por eso, especialmente agradables. Hoy ha sido uno de esos días.
Ha sido muy gratificante escuchar haciendo radio a Malyka, Juan José, José Manuel, Chiara, Alfredo, Bárbara, Sandra, María del Carmen, Alexia, Limbert, Jamila... Por una vez los 'otros coruñeses' también tuvieron voz. Y eso ya es de por si importante. Pero también lo es comprobar que la suma de ilusión y esfuerzo es la receta mágica para los pequeños éxitos de la vida cotidiana. No sé si habré conseguido transmitirles algo; lo que sí sé es que hay días que se aprenden cosas que no se olvidan en la vida.

2 comentarios:

  1. Días como esos son fantásticos, pues hacen que uno se reconcilie con el mundo. ¡Qué duren esos momentos!

    ResponderEliminar
  2. Ei! Pilleite, quexica! Ás veces, entón, si que che gusta traballar!

    ResponderEliminar

Compartir