22 de enero de 2008

Mariscadores de O Burgo: el mundo al revés

Mariscadores discuten con guardias civiles. Fotografía: Carlos Pardellas
Me refiero al conflicto de los mariscadores de A Coruña.
Denuncian que los furtivos campan a sus anchas por la ría sin que exista una vigilancia que impida a los delincuentes cometer su delito. Los legales se echan a la calle para quejarse de esta situación, entre otras, y ahí aparecen guardias civiles, policías nacionales y policías locales. Más agentes que mariscadores, los mismos que jamás bajarán a vigilar la ría. ¿Qué pasa cuando se controla al manifestante y no al delincuente? Pero hay más. Los mariscadores, ante la presencia policial, dan marcha atrás y no cortan el tráfico, como habían anunciado. Es el despliegue de agentes el que colapsa la circulación, como se puede ver en la fotografía de Carlos Pardellas publicada por La Opinión. Es decir: la policía colapsa el tráfico, en lugar de agilizarlo, para controlar al manifestante, en vez de detener al delincuente. ¿El mundo al revés? ¿seguro?

4 comentarios:

  1. Anónimo4:04 p. m.

    marcos, dile a oscar que no sea
    avestruz y que puede seguir con el blog
    animos

    ResponderEliminar
  2. No es el mundo al reves, es el mumdo de zapatero y ahora es lo que conviene

    ResponderEliminar
  3. Salvando muchas distancias es como lo de De Juana Chaos: un tío se pone de huelga de hambre voluntaria y miramos los derechos humanos en lugar de mirar que es un tío que se cargó a 25 personas.

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo con el comentario de Marcos. Estos despliegues policiales se ven mucho en Coruña. Igual les pasó a los funcionarios en María Pita, que eran veinte y había cinco grilleras de la Policía Nacional y varias patrullas de la Policía Local. No es de ahora, es de siempre.
    Paso de comentar lo de Tello, porque creo que está de coña, pero debo decir que discrepo de antihéroe. Muchas distancias habría que salvar para comparar lo de los mariscadores con lo de De Juana Chaos. A un preso, aunque etarra, no se le puede ni debe dejar morir. Una cosa es que no sintamos su muerte o, incluso, que la deseemos; otra es que no exijamos a Instituciones Penitenciarias que vele por la vida de los presos. ¿Acaso si fueras médico y tuvieras que operar a De Juana Chaos lo dejarías morir?

    ResponderEliminar

Compartir